Ahorrar durante las vacaciones es posible: te presentamos 8 tips para que puedas disfrutar de tu viaje sin gastar de más.

Desde siempre, las vacaciones representan uno de los momentos más esperados del año. Significan un ansiado cambio de aire y la oportunidad de relajarnos y disfrutar en lugares nuevos o volver a aquellos donde tan bien la pasamos.

¡Pero que la emoción no te haga cometer errores! Si estás analizando cómo ahorrar plata en el verano, aquí te presentamos una serie de claves indispensables. Sí, ahorrar es posible incluso durante las vacaciones y en esta nota te vamos a contar cómo.

El lugar elegido

A la hora de elegir el destino, lo primero que tenés que preguntarte es qué tipo de vacaciones querés. No es lo mismo un viaje de descanso que uno lleno de actividades y aventura. No es lo mismo la playa que la montaña, ni un pintoresco pueblito que una gran ciudad. Cada lugar ofrece una serie de oportunidades que lo hacen único, pero si al poco tiempo de llegar cambiamos de idea sobre lo que queremos y planeamos, es muy probable que terminemos gastando mucho más de lo que teníamos pensado.

¿Cómo ahorrar dinero en vacaciones? Consejos a prueba de tormentas

Una de las variantes que no podemos controlar y que pueden terminar modificando nuestros planes es el clima. Por eso, es importante conocer previamente cuáles suelen ser las condiciones climáticas del lugar que elegimos en la temporada –o incluso el mes- en el que tenemos previsto viajar. Muchas veces, son las lluvias las que terminan cambiando drásticamente el presupuesto, porque nos obligan a realizar actividades y salidas que no teníamos planeadas.

Bonus track: Para estar doblemente prevenido, lo ideal es que investigues qué actividades alternativas puedes realizar en el lugar al que irás de vacaciones. ¿Hay algún museo cerca? ¿Qué tal ir a merendar a ese lugar que te recomendaron? Los juegos de mesa y las cartas son excelentes aliados para esos días grises en los que disfrutar de la naturaleza se vuelve un poco más complicado.

Por último, siempre resulta recomendable contar con un fondo, de al menos un 15% del presupuesto total, para enfrentar los imprevistos que se puedan llegar a presentar, como por ejemplo la compra de medicamentos o el arreglo del auto.

Una valija bien cargada: La mejor amiga de tu bolsillo

No te olvides que siempre es mejor que lleves con vos todo lo que puedas. En los lugares turísticos muchas veces los precios son superiores y esa diferencia se termina sintiendo con el correr de los días. Si vas a hospedarte en un espacio donde podrás cocinar, llevar alimentos no perecederos es una gran alternativa. También es interesante llevar protector solar y los demás productos de farmacia que puedas necesitar para el viaje, recuerda que en los destinos turísticos los precios de estos elementos clave suelen ser mucho más caros.

Diagramá tu presupuesto y sabrás cuánto gastar en tus vacaciones

Una manera de tener un mayor control de los gastos es definir previamente cuánto podemos gastar diariamente, teniendo en cuenta los gastos fijos (hospedaje, comida, transporte) y los que podemos destinar al ocio. De esta manera, no solo se puede ejercer un mayor control de los gastos totales sino identificar con claridad en qué estamos gastando de más y dónde podemos recortar para evitar inconvenientes. Además, es una buena estrategia para esquivar una trampa muy común: gastar casi todo el presupuesto durante los primeros días.

Viví como un local

Para que tu plata rinda y puedas ahorrar gastos innecesarios en vacaciones es clave que tu acercamiento al lugar de vacaciones sea el de un local y no el de un turista. ¿Cómo? Hablando con la gente que vive allí, ellos te darán consejos que no encontrarás en ningún otro lado, tales como: dónde comer rico y barato, cuáles son los supermercados más económicos o cómo moverte hacía una atracción turística en un transporte menos costoso.

Para ahorrar plata en el verano qué mejor que mover tus pies

Si querés trasladarte dentro del pueblo o la ciudad, tené en cuenta las caminatas como opción para algunas ocasiones. Ir a pie hasta algún destino siempre tendrá el plus de disfrutar del camino y pasar por lugares que tal vez no conocerías de otra manera y, además, ahorrás plata. 

Las bicicletas también son una muy buena opción para conocer nuevos destinos en trayectos más largos que los que puedes hacer caminando. Si alquilás una bici vas a estar ahorrando dinero y emisiones de carbono, además de incorporar el ejercicio físico de una manera relajada.

Gratis es mejor

Si querés ir a algún museo o actividad cultural tené en cuenta que hay días en los que sus actividades son gratuitas o cuestan menos. Consultá ese tipo de información en las oficinas de turismo o en las páginas web o redes sociales vinculadas a eventos o espacios culturales de la zona.

El mejor de los recuerdos

Si sos de los que sueñan llevar algún recuerdo de tu viaje a tus familiares y seres queridos, tené siempre en cuenta que en las ferias y en los mercados de artesanías vas a encontrar los mismos productos que en las tiendas de souvenirs pero a un precio mucho más conveniente.

¡Ya tenés a mano todos los consejos para que tu economía vacacional no se torne un dolor de cabeza! Ahora simplemente es momento de salir a cambiar el aire y disfrutar.

¡Estos posts también te pueden interesar!