Respondé a estas simples preguntas para saber si lo estás haciendo bien o tenés que cambiar de estrategia en tus finanzas.

¿Estás manejando bien tus finanzas? Respondé a estas preguntas para evaluar cómo lo estás haciendo y encontrar nuevas estrategias para organizar tus finanzas.

Primera pregunta para el manejo de tus finanzas, ¿planificás tu presupuesto mensual? 

La confección de un presupuesto mensual, tanto personal como familiar, es el primer paso para llevar una economía organizada. Sí, puede sonar complicado y aburrido, pero además de los beneficios que ofrece, ¡es sencillo! 

Acá te compartimos una guía para empezar a hacerlo y te contamos lo más importante, a continuación. 

  • Lo primero que tenés que hacer es tener en claro cuál es la cantidad mensual de plata con la que contás. Es decir, lo que te ingresa en concepto de sueldo o por algún emprendimiento que tengas en marcha. 
  • A ese dinero, vas a ir descontándole los gastos:
    • Los gastos fijos, que son los que hacés todos los meses (el pago de impuestos, de alquiler, de servicios, la compra de alimentos, entre otros).
    • Los gastos variables (la compra de remedios para hacer frente a una enfermedad, arreglar el auto o la casa). 
    • Sumando ambos vas a poder saber cuánto gastás en total por mes. 

Lo que sigue es preguntarte: ¿Te adelantás a la inflación? 

Como conversamos hace un tiempo acá, la inflación es un enemigo invisible al que todos le tememos. Sin embargo, estos trucos pueden servirte para que no te gane mes a mes: 

  • Cuando tengas la oportunidad, comprá un poco de más de aquellos productos que son de limpieza o no son perecederos.
  • Armá una lista de cosas que necesitás y, en lo posible, cuando vayas al súper o al almacén no te apartes de ella. 
  • Si hay algo que considerás que está muy caro reemplazalo por otra cosa.
  • Aprovechá las ofertas fuera de temporada y los saldos.

¿Hacés un seguimiento de tus gastos?

También contás con herramientas como las que te ofrece Mercado Pago para hacer un seguimiento exhaustivo de tus movimientos. ¡Ya no hace falta anotar nada ni memorizar números! En un mismo lugar, podés controlar los pagos que hacés, los ingresos y extracciones del dinero que tenés en tu cuenta. Enterate acá cómo funciona. 

¿Ahorrás con algún objetivo?

Ahorrar es guardar una parte de la plata que recibimos cada mes, para usarla en el futuro y te va a permitir acceder a eso que querés y que no podés comprar sin poner en peligro tu presupuesto. También es importante destinar una parte de tus ingresos para un “fondo de emergencia”. En esta nota te contamos para qué sirve y cómo lograrlo. 

Si bien no hay un porcentaje ideal de ahorro, es un signo de salud financiera poder destinar una parte de tu plata a gastos futuros.

Por último, ¿pensaste en invertir?

Una alternativa son los plazos fijos en los que las entidades financieras pagan una tasa de interés a cambio de que mantengas tu plata invertida allí durante un lapso de tiempo establecido.  En este tipo de opciones, no podés disponer de tu dinero hasta que ese plazo se venza.

Otra opción muy usada es la de los fondos de inversión. El Fondo Común de Inversión de Mercado Pago, por ejemplo, te permite generar rendimientos diarios pero siempre disponiendo de tu plata y sin un tiempo mínimo de permanencia. Si querés conocer más sobre su funcionamiento, ingresá acá. 

Ya sabés cuáles son las preguntas más importantes para hacerte y conocer si estás manejando bien tus finanzas.  ¡Ahora solo tenés que ponerlas en práctica!

¡Estos posts también te pueden interesar!