Te contamos para qué sirven, cuáles son las diferencias y en qué se parecen las tarjetas de crédito y débito.

La principal diferencia entre la tarjeta de crédito y la de débito es que con la de crédito podés realizar compras pagándolas a futuro y no necesitás tener dinero en tu cuenta bancaria. Mientras que cuando comprás con las de débito el gasto se descuenta directamente de tu cuenta, por lo que necesitás tener saldo. 

Como las compras por internet y las transacciones virtuales son cada vez más frecuentes, el uso de este tipo de medios de pago también. Esta vez, queremos ayudarte a entender cómo funcionan y cuál se ajusta más a tus necesidades, para que puedas usarlas de la mejor manera y lograr así un buen manejo de tu plata.

Si bien comparten algunas funciones (por ejemplo, con las dos podés retirar plata de cajero), son muchas más las diferencias entre ellas.Te contamos para qué sirve cada una:

Antes de empezar, ¿qué es tarjeta de crédito y de débito?

A grandes rasgos, la tarjeta de crédito es un medio de pago que te permite usar determinada cantidad de dinero, gracias a una línea de crédito que te otorga una entidad financiera o banco.

La tarjeta de débito también es un medio de pago que permite disponer de cierta cantidad de plata, pero esa cantidad es con la que contás en la cuenta bancaria asociada a la tarjeta.

Ahí radica, como mencionamos antes, la principal diferencia: con las dos podés pagar sin necesidad de tener efectivo encima, pero mientras que con una estás “debitando” el dinero que pagás de tu propia cuenta, con la otra estás haciendo uso del “crédito” que te otorga una entidad financiera.

¿Para qué sirve una tarjeta de débito?

  • Te permite comprar en negocios de manera presencial o virtual.
  • Al manejarse con el monto depositado en tu cuenta, el límite de compra es ese. Si te quedás sin saldo, ya no la podés usar.
  • En caso de que te quedes sin saldo, con solo realizar un depósito en la cuenta asociada, podés seguir usándola.
  • Te permite retirar plata del cajero de manera gratuita.
  • A diferencia de la tarjeta de crédito, no es necesario contar con un buen historial crediticio ni demostrar ingresos para solicitarla, porque su uso no está financiado por la entidad bancaria sino por tu propio dinero.
  • Al manejarte con el dinero disponible en tu cuenta, no hay forma de que te atrases en los pagos y, por eso, no aplica el cobro de intereses. Lo mismo ocurre con las deudas: es imposible generarlas.

Y la tarjeta de crédito, ¿cómo funciona?

  • También sirve para pagar de manera virtual y presencial.
  • Te permite realizar compras en cuotas, con intereses o sin intereses según cada entidad bancaria. 
  • También podés retirar con ella plata del cajero, pero en este caso sí tiene un costo asociado.
  • Uno de los requisitos para solicitarla es demostrar ingresos y, en algunos casos, se pide contar con un buen historial crediticio, es decir no tener deudas registradas al momento de requerirla. 
  • Tiene una fecha de cierre y una de pago a la que tenés que estar atento para no generar deudas.
  • Si no llegás a cubrir el monto total que tenías que pagar en las fechas de cierre y pago, el banco que te otorga la línea de crédito para que la utilices a través de tu tarjeta de crédito te cobra intereses. 

¿Necesitás una tarjeta pero no tenés cuenta bancaria?

Si necesitás una tarjeta pero no tenés cuenta bancaria, ¡no te des por vencido! Como te contamos en esta nota, con Mercado Pago podés tener tu Tarjeta Mastercard de manera gratuita y sin moverte de tu casa. 

La podés usar para pagar tus consumos online como Netflix o Spotify, como medio de pago en tus comercios favoritos o para extraer efectivo en los cajeros de la red Banelco y Red Link.

  • Entrá a la app y completá tus datos personales y la dirección en la que querés recibirla en la sección “Tarjetas”. 
  • Una vez que la tenés en tus manos, activala desde la aplicación. Entrá de nuevo a “Tarjetas”, elegí tu “Tarjeta Mercado Pago” y seguí los pasos.
  • Cuando ya está  activada, la podés usar para comprar en cualquier lugar del mundo que acepte Mastecard, porque es internacional.
  • No te olvides de chequear el saldo de tu cuenta e ingresar dinero si lo necesitás desde la opción “ingresar dinero”. 
  • También podés monitorear tus movimientos en “Actividad” para llevar un control de lo que vas gastando y organizar tus finanzas. En esta nota te orientamos para que puedas hacerlo de manera fácil. 

Y, como siempre te decimos, estas herramientas pueden ser una ayuda al momento de realizar gastos, pero lo importante es que siempre cuentes con un presupuesto mensual a tu medida para no poner en juego tus finanzas. 

¡Estos posts también te pueden interesar!