Te contamos todo sobre los plazos fijos, cuáles son los requisitos y qué otras alternativas existen para hacer rendir tu plata.

Una de las herramientas más usadas por las personas para hacer rendir su plata son los depósitos a plazo fijo, ya que es una forma de inversión que tiene bajo riesgo. 

Por eso, en esta nota te contamos qué es este clásico del ahorro, cómo funciona, cuáles son sus requisitos, ventajas y desventajas.

¡Alerta spoiler! También vas a conocer otras alternativas para organizarte y que tu plata no pierda valor, sobre todo, si no tenés cuenta bancaria.  

Primero, lo primero: ¿Qué es y cómo funciona un plazo fijo? 

Es una forma de guardar el dinero en el banco, por un tiempo determinado, para hacerlo rendir, es decir, con el fin de obtener una “ganancia”. 

Durante el tiempo que dura el plazo fijo (1 mes, 1 año, lo que sea), la plata que depositaste queda inmovilizada. Pero una vez cumplido el plazo acordado recuperás la plata que invertiste más un extra (tasa de interés o precio que te pagan por guardarlo), y podés retirarlo o renovarlo por el tiempo que desees.

El plazo fijo se contrata en el banco, o por medios electrónicos (como el homebanking, app de celular).

Antes de continuar, veamos un par de conceptos que te van a dar más claridad: 

  • Plazo: el tiempo en el que tenés invertido tu dinero. 
  • Tasa de interés: lo que el banco está dispuesto a pagar por guardar esa plata. La ganancia que ofrecen los bancos por estos depósitos es mayor a medida que optás por dejar más tiempo la plata guardada.
  • Gastos de mantenimiento: lo que te cobra el banco por prestar ese servicio. 
  • Tasa Nominal Anual: se trata de una tasa de interés de referencia en el mercado financiero para conocer cuánto se pagará como precio del dinero.

Con tu cuenta digital de Mercado Pago también podés
invertir para mejorar tus planes a futuro.

Requisitos de los plazos fijos

Además de tener que demostrar tu identidad y situación fiscal, uno de los requisitos para abrir un plazo fijo es que tengas una cuenta en pesos en algún banco, ya sea cuenta corriente o caja de ahorro, aunque no necesariamente debe ser en la entidad bancaria en la que vas a depositar tus ahorros. 

Cada entidad bancaria establece un monto mínimo para este tipo de inversión. En general, para arrancar necesitás como mínimo 1.000 pesos.

También podés elegir el tiempo que vas a tener tu dinero en la cuenta: las opciones van desde 30 a 365 días. 

¿Cómo se calculan las ganancias?

La ganancia generada se calcula de acuerdo a la TNA (Tasa Nominal Anual). Cada entidad ofrece distintos intereses, por eso es bueno que tengas en claro cuál es la tasa que maneja cada banco a la hora de elegir dónde hacer tu depósito. 

Una vez que ya conocés la tasa de interés del banco, podés calcular cuántos pesos extra te van a quedar. Te lo explicamos con un ejemplo:  

Pensemos en un banco que ofrece una tasa de interés del 24% anual y nosotros ponemos en plazo fijo 10.000 pesos durante 1 mes.  

  • Lo primero que vamos a tener que calcular es la tasa mensual, siguiendo el ejemplo serían: 24% de interés dividido 12 meses, lo que nos da 2%. Entonces, la tasa mensual es de 2% (si fueran 2 meses sería de 4%, 3 meses 6% y así vamos sumando mes a mes). 
  • Una vez que conocemos la tasa mensual que necesitamos, calculamos el interés que ese plazo fijo nos va a generar (o lo que nos van a pagar por guardar la plata en el plazo fijo): 10.000 pesos por 0.02, lo que nos da 200. Es decir, en  un mes vamos a generar 200 pesos extra.

Otro factor a tener en cuenta, como dijimos más arriba, es la inflación, que puede convertirse en el enemigo invisible que te gana la partida. Y es que, si la tasa de interés que te ofrece el banco es inferior a la inflación, tu plata se termina desvalorizando. Por eso, acá te damos unos tips para que puedas ganarle el juego. 

¿Qué tipos de plazos fijos hay?

Los dos más conocidos son el Plazo Fijo Uva tradicional y precancelable. En el primero tenés que esperar que se venza el plazo establecido para disponer de la plata invertida (puede ser en pesos o en dólares) y de las ganancias. Mientras que en el precancelable es posible retirar la plata en cualquier momento, pasados los 30 días, aunque pagan menos intereses por el monto invertido. 

Ventajas y desventajas de los plazos fijos

Una de las principales razones por las que algunas personas optan por los plazos fijos como forma de inversión es que representan un bajo riesgo. Veamos qué otras cosas hay que tener en cuenta. 

Dentro de las ventajas encontramos:

  • La seguridad para cobrar (de hecho, tiene asociado un seguro de cobrabilidad).
  • Como mencionamos antes, el bajo riesgo de que la plata se desvalorice, ya que hay un variado abanico de ofertas entre las cuales elegir, según las posibilidades de cada uno.

Entre las desventajas se cuentan:

  • Los costos asociados, como por ejemplo los gastos de mantenimiento de la cuenta que necesitás tener abierta. 
  • Imposibilidad de disponer de la plata hasta que se venza el plazo establecido. 
  • En algunos casos, está permitido cancelarlos de manera anticipada, pero el banco te descuenta una importante suma por incumplir el contrato.

No tengo cuenta bancaria, ¿cómo hago rendir mi plata?

Si querés disponer de tus ahorros en cualquier momento y que además te generen ganancias, pero no contás con una cuenta bancaria, ¡no desesperes! Hay una alternativa fácil y de bajo costo que se ajusta a tus necesidades y se llama: fondo de inversión. 

El Fondo Común de Inversión (FCI) es una herramienta financiera que lo que hace es que toda la plata que ingresás en Mercado Pago genera ganancias diarias y la podés usar cómo y cuándo quieras. 

Como te explicamos acá, otro de los beneficios de invertir con tu cuenta digital es que te permite empezar a hacerlo 100% online y sin trámites. 

¿Querés saber cómo funciona? ¡Es muy fácil! Solo necesitás tu celular y seguir los pasos que te contamos en este video: 

Tu plata ya está generando ganancias, y podés consultar en cualquier momento, también desde tu celular, la evolución de tus rendimientos. Así de fácil, rápido y al alcance de todos.