No dejes que las deudas se acumulen, ¡comenzá hoy con un plan para aliviarlas!

A todos nos pasa que en algún momento de la vida nos endeudamos. Y las deudas, que empiezan siendo chiquitas, con el correr del tiempo se acumulan. Sabemos que es difícil y que muchas veces, aunque tengamos la intención, no podemos ponernos al día con lo que debemos. Por eso es que una buena planificación te ayudará a aliviar esta carga, mejorando también tu economía y bienestar personal. 

El objetivo es buscar una solución sin complicarse más. Así que, ¡manos a la obra! Estas preguntas te guiarán hacia la salida.

¿Por dónde empiezo? ¿Y si tengo varias deudas?

Para organizarte, primero chequeá todas las deudas que tenés y sus financiamientos. ¿Por qué? A medida que corren las deudas, corren también los intereses. 

Muchas veces las deudas más insignificantes son las que tienen la tasa de interés más alta y, lo que estimaste como una deuda no tan importante, después lo es porque su monto se multiplica o triplica debido a los intereses.

¿Qué deuda pago primero?

Una vez que ya conocés tus deudas, podés dar el siguiente paso: preguntate qué plan es mejor para pagar lo que debés. Como dijimos antes, no hay una sola forma de hacerlo y depende de cada situación en particular. No solo la plata con la que contás te condiciona a inclinarte por una u otra, sino también tu personalidad. Hay varias opciones:

  • De menor a mayor. Una alternativa es ordenar tus deudas de menor a mayor capital, saldar primero la deuda más chica e ir juntando la plata que te queda disponible para cubrir otras deudas. En la medida de tus posibilidades tratá de ir pagando todo lo que puedas, para que la carga no se te haga tan pesada.
  • Según la tasa de interés. Con la lista que hiciste previamente podrás conocer la deuda que tiene la mayor tasa de interés y que será la más costosa a largo plazo. Conviene enfocar más recursos en esta deuda para cancelarla cuanto antes y, sucesivamente, continuar con las que tienen los intereses más altos.
  • Todo junto. Otra posibilidad es tomar todas las deudas como si fueran una sola. Es decir: si tu deuda total es de 50.000 pesos y las cuotas mensuales suman 2.500 pesos, entonces este será tu objetivo. ¿Qué tiene de diferente esta opción con respecto a las demás? Que no se le da más prioridad a una deuda por sobre la otra. Al contrario, son todas igualmente importantes y cada deuda forma parte del total a pagar.

¿Cuánto me puedo endeudar?

Cuando por fin tus deudas te den un respiro conocer tu capacidad de endeudamiento te va a permitir organizarte sin tener problemas a futuro. Una propuesta para ir entendiendo mejor lo que podés destinar a una deuda es hacer este cálculo que vas a ver a continuación, aunque va a depender de cada caso en particular:

(Ingresos Mensuales – Gastos Fijos) x 0.4

¿Te sirvió? No te preocupes si te parece un mundo totalmente nuevo. Planificar tu economía y la de tu familia no es una tarea fácil. Hay que dedicarle un tiempo y de a poco vas a ir descubriendo de qué se trata. Acá estamos para ayudarte a hacerlo.